El Instituto de Investigaciones Tropicales del Smithsonian y EDF colaboran para mostrar la realidad local sobre la reducción de emisiones por deforestación (REDD+) en Panamá

in English  |  Este blog fue escrito en colaboración por Chris Meyer, Coordinador del Proyecto Amazónico de EDF y la Dra. Catherine Potvin, profesora de la Universidad McGill e Investigadora Asociada al Instituto de Investigaciones Tropicales del Smithsonian (STRI).

La deforestación representa casi el 15% de las emisiones totales causantes del calentamiento global antropogénico, y los negociadores de países de todo el mundo han estado trabajando para desarrollar políticas en los diálogos sobre clima de las Naciones Unidas para reducir las emisiones de la deforestación.

Es fácil perderse en los detalles de las complejas políticas de reducción de emisiones por deforestación y degradación forestal (REDD+) y no estar al tanto de lo que está sucediendo – y quién está trabajando – a nivel local en el campo. Así que, justo antes de las negociaciones climáticas de la ONU en la Ciudad de Panamá en Octubre, Chris Meyer de EDF, y la Dra. Catherine Potvin, profesora de la Universidad de McGill e Investigadora Asociada al Smithsonian organizaran una visita a campo para los negociadores de la ONU para observar en persona la realidad de la deforestación y las actuales políticas para proteger los bosques.

Proyectos REDD+ dirigidos por grupos Indígenas conservando árboles en Panamá del Este

En esta foto tomada en la provincia del Darien en Panamá, se ve la colina a la derecha que ha sido deforestada por campesinos que han migrado de otras regiones, mientras que a la izquierda se ve otra colina de propiedad indígena que se encuentra densamente forestada, absorbiendo carbón y ayudando a frenar el cambio climático. (Foto cortesia de STRI.)

Para su primera parada, los negociadores de REDD+ de Canadá, Dinamarca, la Unión Europea, Francia, Italia, México, Noruega, Perú, Estados Unidos, y un miembro del Gobierno del equipo REDD + de Panamá visitaron un proyecto de REDD+ en el este de Panamá.

Los 500 pueblos indígenas viven en Ipetí-Emberá controlan aproximadamente 3.200 hectáreas (7.910 acres) de tierras. En el este de Panamá, incluyendo las provincias de Panamá y Darién donde se encuentra la comunidad visitada, enormes extensiones de bosque primario rico en biodiversidad han sido cortados por su madera por grupos de campesinos que han migrado de las provincias centrales. La mayoría de los indígenas trata de resistirse a la invasión de estos migrantes, ya que valoran más al bosque que a las áreas de pastoreo. El proyecto REDD+ trata de encontrar una solución a estos conflictos de tierras y la deforestación.

El Instituto de Investigaciones Tropicales del Smithsonian (STRI) está utilizando REDD+ para convertirse en carbono neutral

En 2007, el Instituto de Investigaciones Tropicales del Smithsonian (STRI) decidió avanzar hacia la neutralidad de carbono. Como parte de su estrategia para compensar su huella de carbono, STRI se interesó en realizar un proyecto piloto de REDD+ con la comunidad Ipetí-Emberá.

Veintiún familias de la comunidad tienen ahora pequeñas parcelas de reforestación de especies nativas que están secuestrando carbono, mientras que cuarenta y ocho familias están listas para modificar sus patrones de uso de suelo para reducir la deforestación y la degradación forestal. STRI esta comprando el carbono secuestrado, o las compensaciones de carbono, a la vez que analizan las barreras a la implementación de proyectos similares en otros sitios.

Potvin explica:

Los ingresos de las ventas compensado con STRI es un apreciado ingreso extra para las familias.

Después de un delicioso almuerzo típico servido en hojas de plátano, el grupo se dirigió a la comunidad de Nuevo Paraíso.

REDD+ puede sustentar a las comunidades y mantener los árboles en pie

Los negociadores de los distintos países, miembros de organizaciones no gubernamentales y los pobladores locales observan pequeños arboles de caoba plantados por la gente indígena local de Ipeti-Embera. El grupo converso con los líderes de la comunidad sobre los esfuerzos para reducir la deforestación. (Foto cortesia de STRI.)

La comunidad de Nuevo Paraíso fue fundada hace unos 25 años por gente que migró de otras regiones; se compone de familias agricultoras que poseen entre 25 a 50 hectáreas en las que practican una combinación de agricultura de subsistencia y la cría de ganado en pequeña escala en las tierras deforestadas.

En esta excursión, los negociadores fueron capaces de ver los proyectos de REDD+ que trabajan con las comunidades y los agricultores para evitar la deforestación y maximizar los beneficios de la protección de los bosques.

Chris Meyer de EDF comentó:

Esta experiencia abrió los ojos de los los negociadores, al ver lo bien que las políticas funcionan para evitar la deforestación. Los negociadores nos comentaron que habían disfrutado la oportunidad de pasar tiempo en la selva, y algunos incluso mencionaran que esta era su primera vez en el bosque y su primer contacto con las comunidades tratando de detener la deforestación.

En Ipetí-Emberá, los negociadores tuvieron tiempo de hablar con líderes de la comunidad y los participantes en el proyecto de REDD+ y ser testigos de la complejidad de los retos de implementación. En Nuevo Paraíso el debate se centró en cómo el sector privado podría exitosamente participar en las actividades de REDD+ y proveer parte del muy necesitado financiamiento.

Las opciones de financiamiento para REDD+, incluyendo los mercados de carbono, están en la agenda oficial de las próximas negociaciones climáticas de la ONU en Durban, Sudáfrica a finales de este año. Estos negociadores ahora son capaces de llevar su conocimiento sobre los proyectos REDD+ en el campo a las negociaciones internacionales, incluyendo el que las políticas REDD+ funcionan y que las comunidades locales son simultáneamente esenciales a su implementación y beneficiarias de estas.

One Trackback

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.